Sal negra.

La Sal Negra es una sal cargada y ritualizada con la intención de proteger, limpiar, cargar espejos, arrastrar situaciones y personas que nos son nocivas (entre otras cosas). También para el círculo de protección y baños de purificación.

Tradicionalmente la sal tiene una larga historia en el uso de rituales de purificación, protección y limpieza.

Se puede usar en rituales y hechizos y también esparcirla por los marcos de las ventanas y de las puertas para proteger. Otro modo de protección es hacer un pentáculo de sal negra debajo del felpudo de la puerta de entrada.

Preparación:

Consiste en agregar una mezcla de hierbas a la sal y no se debe ingerir.

Usos:

  • Al hacer un ritual, se pone la sal negra en cada esquina de la habitación (en un recipiente o directamente en el suelo) antes de comenzar para ahuyentar a las entidades negativas.
  • En el altar aporta potencia a los rituales.
  • Limpiar piedras, amuletos, talismanes, cristales. Además de purificarlos, los potencia.
  • Poner  sal negra en la puerta de entrada de casa evita que entre la energía negativa.
  • Poner  sal negra cuando vengan visitas de personas negativas en la sala donde vayamos a estar para evitar cargarnos con su negatividad.
  • Poner en un vaso de agua una cucharada de sal negra y dejarlo en la mesita de noche o cerca de la cama, protegerá nuestros sueños.
  • Llenar un frasco pequeño con esta sal y llevarlo colgado al cuello, en el bolso o un bolsillo nos protege de envidias y todo tipo de energías negativas.

© Morganna Barcelona.

Los comentarios están cerrados.