Los 13 principios de las Brujas.

Principios:

1. Nosotros practicamos los ritos para sintonizarnos con el ritmo natural de las fuerzas de la vida, marcadas por las fases de la Luna y las cuadraturas y semicuadraturas estacionales.

2. Reconocemos que nuestra inteligencia nos hace sentir responsables hacia el medio ambiente. Buscamos vivir en la armonía con la Naturaleza, en el cumplimiento del equilibrio ecológico y con conciencia dentro de un concepto evolutivo.

3. Reconocemos que tenemos un poder mucho mayor al de las personas comunes. Debido a que es mas grande de lo normal, algunas veces es llamado sobrenatural, pero nosotros lo vemos como algo relacionado con lo que es naturalmente potencial para todos.

4. Concebimos al Poder Creativo del universo como manifestándose a través de la polaridad (masculino y femenino) y que este poder creativo esta en todas las personas. No valoramos un sexo sobre el otro, sabiendo cada uno es soporte o complemento del otro. Valoramos el sexo como fuente de placer, como símbolo y encarnación de la vida y como una de las fuentes de energía usadas en la practica mágica y el culto religioso.

5. Reconocemos los mundos exteriores e interiores (inconsciente colectivo, los planos de poder etc.). Vemos en la interacción de estas dos dimensiones la base para los fenómenos paranormales y ejercicios de la magia. NO privilegiamos una dimensión sobre otra, siendo ambas necesarias para alcanzar nuestros objetivos.

6. No reconocemos ninguna jerarquía de autoridad, pero honramos a aquellos que enseñan, respetamos a aquellos que comparten su conocimiento y sabiduría, y reconocemos a los que dan de ellos mismos en la función del liderazgo.

7. Vemos la religión, la magia y la sabiduría unidas en la perspectiva que tenemos del mundo.

8. No se es brujo por llamarse así, ni por acumulación de títulos, iniciaciones ni por herencia. Un brujo busca controlar su fuerza interior de forma de poder tener una vida con sabiduría, sin tener problemas con los demás y en armonía con la naturaleza.

9. Creemos en la afirmación y en la realización de la vida como una continuación de la evolución y el desarrollo de la conciencia, que le da significado al universo que conocemos y a nuestro papel personal dentro de él.

10. Nuestra animosidad hacia el cristianismo u otra religión o filosofía de vida también se extiende hacia las instituciones que clamaron ser el “ÚNICO CAMINO”, buscando limitar la libertad de los otros y suprimir otras practicas religiosas y/o creencias.

11. Los brujos norteamericanos no nos sentimos amenazados por los debates sobre la historia de la práctica de la brujería, sobre los orígenes de varios términos, o la legitimidad de varios aspectos de las diferentes religiones. Nosotros nos ocupamos de nuestro presente y en nuestro futuro.

12. No aceptamos el concepto del mal absoluto. No rendimos culto a ninguna entidad conocida como Satán o el Diablo, como los define el cristianismo. No buscamos poder a través del sufrimiento de otros, ni buscamos un beneficio personal a costa de terceros.

13. Trabajamos con la naturaleza porque contribuye a nuestra salud y a nuestro bienestar. No nos doblegamos ante tradiciones de otra época o de otra cultura, y no obedecemos a a nada ni a nadie más que a la divinidad que se manifiesta a través de nuestros seres. Queremos aprender de todos y compartir nuestro aprendizaje pero no deseamos que la religión Wicca sea destruida por aquellos que sirven a sus propios intereses o a filosofías o prácticas que contradigan estos principios. Al querer excluir a todos aquellos cuyos caminos son contradictorios con los nuestros, no pretendemos perjudicar a aquellas personas que tienen un ínteres sincero por nuestras creencias, sin tener en cuenta la raza, el color de la piel, el sexo, la edad, la cultura, la nacionalidad o la preferencia sexual.

 

«Concilio de Brujxs 1974»